Saltear al contenido principal

Historia

“Cerrito de los Morreños”, sirvió de escenario e inspiración al escritor ecuatoriano Demetrio Aguilera Malta, en la redacción de la novela “Don Goyo”, publicada en Madrid, en 1933, donde se muestra las diferentes realidades de esta comunidad, asentada a principios del siglo pasado, y su dilema entre la tala de mangle y la opción de otra actividad económica.

Valores sociales

La población es de escasos recursos económicos; por lo que el ecosistema de manglar constituye su principal fuente de ingresos económicos. La  pesca  artesanal de especies como la lisa, bagre, corvina y róbalo;  la captura y la  comercialización de crustáceos como el cangrejo rojo y moluscos como ostiones, mejillones, entre otros. Estos productos del mar, son comercializados en la ciudad de Guayaquil, y consumidos de acuerdo a la amplia gastronomía local.

Valores Culturales

Las actividades de recolección, caza y pesca de los recursos del manglar sostuvieron la dieta alimenticia de todas las culturas antiguas de la costa, las cuales posteriormente comercializaron sus recursos hacia otras regiones del país. Esto da indicios de la antigüedad de los asentamientos en estas zonas de manglar y la importancia cultural que tienen para la historia e identidad nacional.

Valores arqueológicos

En Cerrito de los Morreños, se han encontrado numerosos vestigios arqueológicos, que la comunidad ha recogido y custodiado, para implementar a futuro una exhibición permanente o museo.  Este material arqueológico pertenece a la Cultura Milagro, dentro del grupo étnico Chonos.

error: Content is protected !!
Volver arriba